31/8/12

Mariano Blatt: "A veces dios aparece y pone las cosas cada una en su lugar."



Fantasmitas


Va Mario Bros caminando con Dr. PacMan
por la famosa calle de la realidad
y vos sentado en una silla escuchando todo lo que tenés que hacer.
Tenés, por ejemplo,
que escribir poemas centrados
para que con ellos los chicos puedan construir
caños de cobre que esa misma tarde
en esa misma calle de la realidad
pero un poco más al costado
colocan en la plaza y se la pasan
haciendo pruebas muy difíciles pero a la vez muy bonitas
como el flip slide caño caño
o el doble triki sin remera
que consiste básicamente en lustrar los caños de cobre
con la panza de la tabla
(y hacerlo sin remera).
Esos caños de cobre lustrados
fueron hechos con la misma fibra con la que escribiste
poemas centrados. Tenés que escribir
además
poemas corridos.
Estos servirán para abastecer
la gran red de energía eléctrica
que está al servicio de la ya famosa realidad.
El proceso es así:
agarran tus poemas corridos
dicen esto está mal
esto está bien
esto no rima
esto no está pero lo veo igual
(fantasmitas).
Una vez que ya se sabe todo esto
pasan el poema por una maquinita
(es la misma maquinita
con la que los chicos hicieron los caños de cobre
solo que usada para el otro lado).
Entonces de ahí sale energía que se pasa el cableado
y así se iluminan las ciudades.
La iluminación de las ciudades es una cosa importante
aunque no lo parezca. A mí, personalmente
me gustan las luces rojas
las verdes, las amarillas. Me gustan las luces de mi cabeza
cuando están prendidas o cuando están apagadas.
Me gustan las luces con efectos
me gustan los chicos con defectos
y me gusta que vaya Mario Bros caminando con Dr. PacMan
por la famosa calle de la realidad.
No me gusta, en cambio
tener que escribir poemas torcidos.
pero los poemas torcidos.
Pero los poemas torcidos
son los que se usan para volver a la corriente. la técnica es así.
Como sabíamos uno se venía cayendo de la famosa calle de la realidad,
porque esa es una calle resbalosa
además de angosta. Y como sabíamos
hay mucha gente caminando por la famosa, angosta y resbalosa
calle de la realidad. O sea que es casi imposible
no caerse. Pero como sabíamos
vos tenías que escribir poemas torcidos
que para que se los figuren
son como unas cañas de pescar, sólo que torcidas. Y para que se lo figuren
si vos sacás tu caña de pescar y tirás el anzuelo para la calle de la realidad
como la caña está torcida, inmediatamente se te traba en un arbolito.
Es el arbolito que te trae a la realidad.
Abracemos al arbolito.
Ahora sentémonos un rato a la sombra del arbolito.
Y veamos
si queremos
como los chicos hacen pruebas cada día más hermosas
como el viento mueve las hojas del arbolito
como tu chico se saca la remera porque tiene calor
y porque tiene lindo cuerpo.
Y como el mundo sigue dando vueltas
un día es de día al otro día es de noche.
La gente que hoy conocés mañana ya no la conocés
los problemas se hacen chiquitos
las civilizaciones se van
y tu chico tiene lindo cuerpo
y vos tenés una capucha
y por ahora todo marcha más o menos bien.








-----------------------








La lata


Acá sentado en una lata de pintura dada vuelta
con una ramita de este tamaño en la boca
estoy
mirando a los caballos
con una mano y con la otra
acariciándome el pelo.
A veces dios aparece
y pone las cosas cada una en su lugar.








-----------------------








Plaza la muerte


El otro día me morí
y en la muerte había un chico andando en skate
Le digo eh muerti
me dicen eh marian
le digo eh capucha todo bien
me dice eh feo qué contás
le digo ah o sea que era mentira es de sk8 or die
no me dice nada
no le digo nada
y me pongo a caminar por la muerte
para ver cómo era.
Más adelante había unos chicos jugando basket
les digo aguanten los Bulls
me dicen aguanten los Pistons
hacemos choque los cinco y tiramos sonrisita
demostrando una señal de respeto
onda vos sabés de NBA
yo sé de NBA
distancia y respeto.
Más adelante había una placita con banquitos re lindos
para sentarse a pensar.
¿Qué hice?
Me senté a pensar.
En este punto quizás sea bueno
aprovechando que estamos hoy todos aquí reunidos
bajo este sol tremendo
alrededor de esta luz hermosa
y rodeados por estas montañas espléndidas
explicar de qué la fueron mis pensamientos
en ese banquito de plaza la muerte.
Bien, al principio los pensamientos tenían la forma de una moneda dorada
de mucho valor
pero poco brillo. Luego
se me aparecían intermitentemente caras bonitas
de chicos bonitos
con ropa bonita
y actitudes bonitas.
Ejemplo:
un pibito desamparado con capucha
esperando el tren en estación Haedo.
le guiño un ojo,
me guiña el otro.
Ejemplo:
un loquito de acá a la vuelta con brillo en los dientes
que me sonríe y me dicen marian
cuando quieras estamos acá en la cortada
venite, trae churros que fuego sobra
(el fuego era él).
Pero luego, lamentablemente,
los pensamientos se esfumaban
o, más bien, se disolvían
en lucecitas brillos y recuerdos de electricidad.
Más adelante
por la calle que une al desmayo con la muerte
me encuentro con la vía.
Junto a la vía, un kioskito.
Pide una Coquita de vidrio
me la dan
y me siento en el pasabobos a tomar Coquita de vidrio
con mi amigo Pocavida.
Le digo eh Pocavida tanto tiempo
qué hacés acá
vení a tomar una Coquita de vidrio conmigo al pasabobos.
Y así fue.
Nos ponemos al día
él se pone mi shorcito negro del Necaxa
y cada uno sigue pues por su rumbo
porque la vida más allá de cualquier explicación
que se le pueda encontrar
consiste en agarrar un rumbo
cada uno el suyo
y a lo largo de ese camino
ir cruzándose con los rumbos de otros.Cuando muchos rumbos se juntan
se forma una avenida
que también se conoce como Amistad
Familia o Grupo.
Estas avenidas
pueden ser más o menos anchas
y a su vez
más o menos largas.
Lo cierto es que al final
cuando la calle de tu propio rumbo
se acerca la muerte
entonces se va transformando en un pasadizo cada vez más angosto
oscuro e incómodo
en el que al principio sólo cabe uno mismo
pero al final
ni siquiera cabe uno mismo.
Yo lo digo porque estuve en la muerte
(el otro día me morí y en la muerte había un chico andando en skate
le digo eh muerti
me dice eh marian
le digo sabés cómo vuelvo para atrás?
y me lo dijo
pero yo
a ustedes
hoy aquí aprovechando este sol tremendo
y la compañía de este bonito perro que descansa a mi lado
ey, perrito, buen día
estoy leyendo un poema
poneme atención.
Les decía
yo
hoy
a ustedes
junto a mi perro
lamentablemente
no les puedo decir cómo volver para atrás.








-----------------------








El Paraíso, el Espacio Exterior


El Paraíso,
el Espacio Exterior
un viaje en lancha por el Río de la Plata,
una charla confusa con un perro,
3 pibes caminando por el medio de la calle.
El olor de una panadería, de un porro y de después de coger en verano.
Una buena mesa en una pizzería. Un vaso de cerveza, un chico en cuero.
Un pibe con cara de drogado en el subte. Un ventilador de esos de pie
que me tira aire a mí, a vos, a él, a vos, a mí de nuevo y así toda la tarde.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un camino entre árboles re altos,
las siete de la mañana,
una pila de libros,
varios pibes jugando a la pelota en un descampado
y otros destrozados por la droga y por el amor,
especialmente por el amor.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
una foto de un lugar abierto,
el ruido que hacen las estrellas
y el que no nos dejan hacer.

Gente del otro lado del alambrado.
Los diferentes tipos de drogas que usamos para estar bien,
el sol dándote de lleno en la parte de arriba de la cabeza.

El olor de una pileta techada
la luz en el vestuario de chicos,
los chicos.

Un buen nadador,
un chico del interior andando en motito de delivery.
un montoncito de yerba usada tirada atrás de un campo de deportes.
Un pibe con buzo de Tigre andando en bici por la plaza de Lobos.
Un campo de deportes a las cinco de la tarde.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un chico re lindo bailando re bien.
La luz de una estrella,
la de muchas,
un pibe extasiado mirándote de cerca a los ojos
y otro con cara de extasiado buscando perdido a su grupo de amigos.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un buzo de los Minessota Timberwolves.
El primer día de vacaciones de cuando tenías diecisiete y se te
marcaban los abdominales re bien.
El montoncito de mochilas en la playa,
un pibe dándole la mano a otro.
El Paraíso
el Espacio Exterior,
el olor de fumar porro los sábados a la tarde.

Una casa con las ventanas abiertas,
las cerámicas frías de la cocina,
una pileta en la parte de atrás.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
el viento dl Río de la Plata en la rambla de Montevideo,
un pibe rubio de ojos negros haciendo juego consigo mismo
y la camiseta de Peñarol

El olor del barro seco entre los tapones del botín,
el pantaloncito de fútbol manchado con pasto,
una droga nueva re rica que viene en gotero.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
la sensación de empezar a estar muy drogado en una súper fiesta,
una foto del campo a las cinco de la tarde,
un amigo pasándote el brazo por atrás de la cintura para
empezar a saltar juntos.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un chico en la cancha de Quilmes moviendo una bandera de palo de
Argentinos.
Un jugador de fútbol bailándole cumbia al banderín del córner,
un puente re largo de cruzar.
Gente saltando porque su equipo va ganando,
un policía más chico que vos revisándote los bolsillos.

Quince micros parados al costado de la ruta a cincuenta kilómetros
de entrar a Córdoba,
unos pibitos que estuvieron tomando Fernet todo el viaje jodiendo a
unas vacas para matar el tiempo,
un policía cordobés yéndolos a buscar.
Una foto desde el cielo,
la hinchada visitante cantando mucho más fuerte que la local.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
la única forma de entrar a un lugar.

Un pueblo  de pocos habitantes
un camión heladera llevando lácteos al almacén,
los yogures,
el chico que los descarga,
un billete de dos pesos volando en el medio de cualquier lado.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
la terraza de un edificio,
la parte más alta.
Una buena manera de empezar a bailar,
saber que tenés más éxtasis en el bolsillo del pantalón.

una charla graciosa con un amigo,
dos pibes hablando con los anteojos puestos,
siete amigos bailando exactamente igual por un ratito,
3 pibes caminando por el medio de la calle.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
una escalera que no termina nunca más
una amigo jugando al ajedrez contra la máquina,
un pibito que no entiende lo que está pasando.

La droga de los buenos,
la de los mejores,
la de los increíbles.

Una foto satelital de altísima resolución,
un chico haciéndote una pregunta interesante.

Un abrazo re sincero.
Muchos recuerdos juntos que te hacen cosquillas en las piernas.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un chico con los ojos cerrados,
unas zapatillas para saltar mejor.

Un perro de la misma raza que el chico que te gusta,
una amigo hablándote del campo a las cinco de la tarde
y en el momento en que iba a escribir que tomaba mate
tomo mate.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un chico imitando el ruido del viento con la boca,
una esquina mal iluminada.
Dos pibes con capucha fumando porro.
Un poema que empieza y termina como vos querés .

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un chico que te lo jura por dios,
una canción que viene con un sonidito increíble.

Un sueño re lindo,
un momento agradable para estar en.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
saber que está todo bien.
Un chico con un tatuaje de Michael Jordan,
una pastilla que te pone como superhéroe.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un pibe bailando re bien con las mejores zapatillas,
un tema que te da ganas de vivir
y otro, que viene después, que te da ganas de vivir más arriba.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
un festejo de gol que no te vas a olvidar nunca más,
los mejores chicos para estar enamorado de.

Un poema re fácil de escribir,
un chico re lindo de ver sin remera,
un arquero que achica bien en el mano a mano.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
la sonrisa de éxtasis más linda de la fiesta,
mucha gente levantando las manos al mismo tiempo.

Estar bien
estar re bien.
El árbol más alto del pueblo,
un tema que te hace despegar.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
una carrera de acá a la esquina,
una cosa que se me acaba de ocurrir,
un poeta con la mirada puesta en.

El Paraíso
el Espacio Exterior,
las cosas que nadie entiende.

Una re lancha que te lleva a mil lugares que querías conocer,
media pastilla de éxtasis en el bolsillo de la campera que más te gusta,
una cosa re interesante que te quería contar
El Paraíso
el Espacio Exterior.






-----------------------


Mariano Blatt (1983)
Capital Federal, Buenos Aires, Argentina.

Hielo locura seguido de Increíble, 2011
Editorial: Ediciones Stanton

1 comentario:

  1. Muy largo para leerlo todo,



    Acá sentado en una lata de pintura dada vuelta
    con una ramita de este tamaño en la boca
    estoy
    mirando a los caballos
    con una mano y con la otra
    acariciándome el pelo.
    A veces dios aparece
    y pone las cosas cada una en su lugar.


    me encanto esa frase del final, que es la misma del titulo, no siempre las cosas salen como queremos pero a veces algo parece andar bien sin motivos! un beso

    ResponderEliminar

Hable o calle para siempre