3/7/13

Joaquín Oreña: "entrenar el cuerpo sobre el agua..."



[los pulpos]


no pueden tener amigos

su vida solitaria
transcurre siempre en el fondo del mar

si la electricidad los ilumina
entonces
intentan aparearse

son una especie inteligente

la evolución
tal vez los haya hecho
un poco malvados

cuando los persigue
algún depredador
el peligro es que de pronto
otro animal se los devore

pero en un acto reflejo
ellos segregan cierto líquido negro
que se expande rápido sobre el agua

plástico y acuoso
ese es su velo amargo que paraliza

respirando allí debajo las burbujas explotan
la temperatura es helada
los rayos de luz
penetrando desde la superficie
van perdiendo energía poco a poco

alguna forma de belleza
seguro debe tener
el miedo único que sienten los buzos
cuando equipados con un traje
se mezclan con la vida submarina

ella funciona como un ecosistema perfecto
es
una evidencia muy anterior a nosotros

porque el futuro y el alimento
se encuentran disponibles
ahí
        flotando

bajo el mar

no existe la capacidad del habla

y eso lo aceptamos naturalmente










-----------------










[atlántida]


los días vuelven a ser blancos

al encender la computadora
la soledad
relegada
                      en un atolón distante a través del pacífico
habrá de transitar quizás
un oxígeno difícil

al igual que permanecer
como celador nocturno
en un laboratorio científico

diseñado
para seguir la trayectoria que toman las hojas
cuando abandonan
                   la copa de los árboles

la temporada de la reflexión
y los ojos yermos

la temporada de los cuerpos
y la velocidad

descubrir las Indias
fue la posibilidad de otra época
pasar la distancia de la virginidad

simplemente ocurre

un nexo biológico
para continuar
la huella de una hipótesis

un sol que cae inexorable
detrás del límite
que nos permite la mirada










-----------------









[el amanecer]


no quiero salir más a la calle

no quiero
componer más pequeños dramas
ni tomarme el trabajo
de imaginar lo que sería
conocer la guerra
o cabalgar al viento

¿qué es lo que hace
que nuestras neuronas sean valiosas

o más consideradas
que el cristalino
de un ojo negro y benévolo?

en la soledad, en el silencio, en la luz
el hombre
se carga de energía mental

y a partir de ahora
el espíritu de todos los niños
va alojar una voz
una orden:

sucumbir al desinterés
al dictamen
de un dios cansado

construir un gigante de hielo
para que la naturaleza
se adapte por fin al hombre



*


a veces
cuando tengo ganas de cerrar
una puerta por primera vez
                             fantaseo

que en el interior de esta cámara helada
donde llevamos cuerpos de animales
para después comer
yo podría
acercarme al momento preciso
en que la piel se pone rígida
y cambia de color
inesperadamente

aquí dentro
bien abrigaditos
con las luces apagadas podríamos poner música
y bailar

ahora entiendo
porque este frigorífico
que veo desde la ventana
se llama "el amanecer"

pero las novelas románticas
son algo mucho más árido
que una serie de desencuentros emocionales

no tenemos ninguna teoría sobre el futuro
pero nos gusta tanto la carne
y masticar

somos una especie maravillosa

lo violento es que no podemos
darnos un beso en la boca
pensar

qué hermoso sería que tuvieses un secreto
y no necesitaras contármelo










-----------------








[a veces]


a veces tengo ganas
de que en la ciudad
se corte la luz por un largo tiempo

que por las noches
la atmósfera se enrarezca
y podamos descubrir
el fuego por primera vez

los hombres
siempre intentando poseer
las mujeres disfrutando de ser conquistadas

para mí
lo fantástico es que no estemos muy al tanto
de qué es lo que pasa

pero yo no tengo rostro:
en su lugar
hay un espejo

a oscuras
quien sabe si en realidad
la corteza cerebral descansa
cuando cerramos los ojos

o
al generar las imágenes de nuestros sueños
ella también recibe su castigo

el cielo es como un depredador dormido

el espacio vivo anunciando que lo próximo
no tiene que ver con el amor










-----------------








[más]


hoy parecería
que el planeta girase más lento

porque te voy a acompañar al aeropuerto
pero no me puedo hacer el idiota
mirando las nubes

a ver dócil como se deshacen
y su vapor desaparece en el cielo

vos muchas veces me decías
que viajar
es nada más que el tránsito humano
con toda su actividad dominante

cuando nos matábamos de risa
en la oscuridad
me contabas cuánto te gustaban los radares
y así nos quedábamos hipnotizados
tratando de entender
en que consiste
                     el concepto información

muchísimo es pensar
que en realidad
no hay ningún secreto

sólo viento en la cara
y aún de todos modos
                    los aviones despegan

nos despeinábamos en la cama
escuchando música
¿pero vos te imaginabas

todo el tiempo
que las personas y nosotros
habríamos de pasar
frente a las computadoras?

el pasto y los árboles
parecen tan perfectos después de la lluvia

vos no te resistís
a volver a esa época
donde había tortas de cumpleaños
y donde también
                    éramos chicos
corriendo alrededor de la mesa

esa grana verde
sobre la esponja dulce que comíamos
húmeda
hacia parecer
                      todo de azúcar
como en una batalla naval
donde el pasado ya no importa

sólo ajustar las coordenadas

hasta que de la flota enemiga
quede apenas la espuma
                      del mar moviéndose









-----------------








[las fotos]


si vos me contás que vas a natación
yo siempre voy a estar pensándote

la malla fuerte como piel sobre la ropa
llevando ese color que elegiste

la temporada de un título borroso
se proclama ávida
en un álbum de fotos

entrenar el cuerpo sobre el agua
y después salir al cemento

mis imágenes quietas de vos
tu ombligo húmedo que me extraña

pensaba en darte un regalo
de un momento mío bien tuyo

sentir esa fosa llena de líquido
donde abandonamos los pensamientos

sólo para sobrevivir
con la respiración propia

ahí hoy en transparente

los ojos abiertos nadando

donde el tiempo se recibe










-----------------








[el primer verano]


por la noches
hay un momento muy preciso
en que la ciudad
logra permanecer completamente quieta

después de la lluvia
las gotas de aceite
que pierden los motores de los autos
en la calle
construyen sobre el agua
unas manchas de psicodelia fugaz
que más tarde el sol al salir
seca para desaparecer sin memoria

en algunos departamentos
las cortinas traslúcidas dejan entrever
como reverbera implacable
el flujo lumínico de la televisión

y aunque perfectamente sé
que tan sólo se trata
de un designio ineluctable llevándose a cabo
su imagen me traslada
hacia el verano




*

la experiencia del mar

con los ojos abiertos hacia lo celeste
profundamente dejarse caer sobre la arena caliente

el cielo:
es un color
que no se apoya en ninguna superficie
elegir yacer así
horadarnos poco a poco
por la sal y el calor
que van transformando nuestra piel mojada

¿cómo es posible
que en su maravilla
las mujeres al usar las bikinis
puedan olvidarse de que en realidad
en la playa se encuentran casi desnudas?




*

al observar por la ventana
veo como en las puertas de algunos edificios
sin que haya nadie caminado cerca
se prende cada tanto una luz que dura apenas unos segundos
y luego sin más se apaga

entonces pienso
que algo de la condición humana se resume
agitándome ahí

un golpe brillante
brotando intermitentemente
sin sentido
en el medio de una calle desolada









-----------------


Joaquín Oreña (1979)
Monte quemado, Santiago del Estero, Argentina.


Quiero que me dejes en el fondo del mar, 2009
Editorial: Huesos de jibia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hable o calle para siempre