2/9/13

Amelia Biagioni: "Amor hasta volverse sombra..."



1                                                                                                       (I Zundert-Paris)


Digo adiós a Zundert.
Pura ignota entreabierta mi adolescencia
hoy dejará su territorio suave.
Por la vez última
como en todo mi tiempo del espacio natal
                             que mi padre con versículos apacienta
taño el sendero entre difuntos
que me conduce a la fosa donde estoy
después de haber nacido muerto
                                                          igual treinta de marzo
                                                          mismo lecho
un año antes de mi nacimiento.

La piedra con mi nombre
está pulida por los roces del niño solitario
que a la orilla crecía reuniéndose consigo.

Pasé la infancia relatándome de boca a fosa
los follajes las flores los zumbidos
                                           heridos por la maravilla,
mostrándome desde mirada a abismo
el infinito pincelado aliento.
Juntos enderezábamos el árbol el camino el cielo
                        para el nido la oruga la oración.

Ahora debo partir
ser para siempre mi alejado
y aún no sé si es más fuerte el caminante o el inmóvil.

Hacia la mano alada llevo el absorto fuego
y dibujo mi tumba sobre fondo de lápidas y yedras.
La mano indaga escucha desplegando
                                          líneas  contornos  sombras  luces
trazo a trazo organiza el más allá del pensamiento
es ojo azul que no comprende pues contempla.

-Qué harás oh Vincent sin mis días
                                          en tu agujero vertiginoso.
-Seguir muriendo inmensamente Vincent.
-Qué haré Vincent sin ti cruzando el viento.
-Vivir con desmesura Vincent
  encendiendo el jardín humano
  mientras tu espalda en éste yacerá.








-------------








2


Amor hasta volverse sombra
             por Úrsula de Londres y desdenes.

Amor por los hundidos en las fosas de carbón
                                                  de algún clamor del Borinage
             Los alumbra con evangelio
             los abraza debajo de la tierra
                         entre el derrumbe y el grisú
             les da su pan abrigo cama biblia y verde
                      hasta quedarse ardiendo azul entre rendijas
                                                               harapos huesos barbarroja
                           y ser borrado por abuso de abnegación.

Amor hasta quemarse en la ordalía voluntaria
                                                                   de la mano en la llama
              por la ensimisma Kee de Amsterdam y Etten
              envuelta viudamente en su ¡nunca no nunca!

Amor hasta la redención fijada en sueño,
              por la desfigurada humanidad
                        ebria nocturna rota humanidad
                                 Cristina de las calles de La Haya.
              Mientras dura en su lámpara y abrazo
              la llama Sien la inventa Sien en ola
                        de ternura de belleza lejana de alondra
              la crea Sorrow para siempre.








-------------








Los comedores de papas


Arquetipos
cofias y gorros de intemperie y zapatos desenterrados
del acezante margen llegan hasta mi gris.
Son los que cada día cumplen sin lágrima y sin ira
la fatiga la penuria lo ciego.
Son los sumisos
los servidores de profundis
los que nunca ordenaron eligieron soñaron.

El hueco humoso de su choza
sus bultos encorvados
   brotando tristes fauces garras ojos carencias
sus yertos movimientos subterrenos
todo está hecho con la oscura polvorienta corteza
de las papas que cultivaron
y que esta noche comen en mi pecho contrito.

Pende un candil que apenas si atestigua
pero en la mesa
desde lo humeante hacia donde convergen las hambres
surge una leve misteriosa lumbre
que enhiesta humaniza recrea la carne exhausta
convierte el antro en la casa en el tiempo
resucita las almas
las consuela sutura comunica
las levanta a oyentes del Sermón de la montaña
a comensales para otra Cena de Leonardo.








-------------








1                                                                                                                    (II Arles)


Vincent penetra el mediodía encara el amarillo dios
asume los colores que deliran engendran paren soles.
Hirsuto en llamaradas afrontando el mistral
ebrio de amor pobreza y astro
sin piedad de sí mismo sin sombra sin orilla
cambiando pan por frenesí
                    de escarlatas cobaltos y otros
                                    y sus combinaciones fulgurantes
desencadena su pintura
                    volando dentro de la realidad.








-------------








Coronado de llamas en la noche cerrada
                                                   por mirasoles muros ciegos
pinta el transido Vincent del espejo
mientras la oreja ilimitada
                                    una mitad sujeta y la otra andante
escucha en el dolor y el cosmos.








-------------








                                                                                                       (III Saint-Remy)


En las altas afueras del cilindro de inmolación
tal vez transcurre un frío un ejercicio de virtuosos
       pinceles conformados con las ganancias y variantes
               de la revolución de los colores
una lúdica mayoría
que pinta desde el ojo
sin la pasión de la conciencia.

En el adentro en el derrumbe a plomo
va en escombros cayendo aquel tan suyo soplo
que sigue levantando entre los astros evocados
el castillo de la hermandad
              de los que pintan con la vida.

En el fondo de arriba asoma Theo
descuelga un grial de aliento desaparece asoma.

En el fondo creciente de abajo brilla Auvers.
Ciclos videntes
                                   Vincent gira
y colinas vertiginosas
                                   Vincent cargando causas y aparejos
                                   urgido sube y baja hacia la muerte.








-------------








(IV Auvers-Sur-Oise)


Y lo que alterno pinta es siempre
el inocente ojo fatal
que dialoga con su reflejo.

           -Ya no sé dónde estoy.
           -Estás dentro al final de tu relámpago.








-------------




Amelia Biagioni (1916-2000)
Galvez, Santa Fé, Argentina.


Estaciones de Van Gogh, 1984.
Editorial: Sudamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hable o calle para siempre