9/3/14

Yehuda Amijai: "levanté pesas de dolor con el corazón..."


Dios lleno de misericordia


Dios está lleno de misericordia
si Dios no estuviera lleno de misericordia
habría misericordia en el mundo y no sólo en él.
yo que corté flores en la montaña
y escudriñé la profundidad de los valles,
yo, que traje cadáveres desde las colinas,
puedo atestiguar que el mundo está vacío de misericordia.

yo que fui rey de la sal junto al mar,
que estuve indeciso junto a mi ventana,
que enumeré los pasos de los ángeles,
que levanté pesas de dolor con el corazón
en competencias atroces.

yo, que uso sólo una pequeña parte
de las palabras que hay en el diccionario.
yo, que debo resolver enigmas contra mi voluntad
sé que si Dios no estuviera lleno de misericordia
habría misericordia en el mundo
y no sólo en él.








-------








Lluvia sobre el campo de batalla 

in memorian Diki


llueve sobre mis amigos
sobre mis amigos vivos que
se cubren las cabezas con una manta
y sobre mis amigos muertos que
ya no se cubren más








-------








Dios se apiada de los chicos del jardín 


Dios se apiada de los chicos del jardín
un poco menos de los de primaria
y de los grandes ya no se apiada
los deja solos
y a veces tienen que arrastrarse
en cuatro sobre la arena ardiente
para llegar a la estación
y están vertiendo sangre

quizás a los que aman de verdad
les dará su piedad, se compadecerá, los cubrirá
como hace el árbol con el viejo sentado
en el banco del paseo público

quizás por ellos también nosotros saquemos
las últimas monedas de bondad
que nos dejó mamá
para que su riqueza nos defienda
ahora y en los otros días








-------








Sentado junto a la ventana


estoy sentado junto a la ventana.
a mis días perdidos no los llevarán con la policía.
los militares se apuran
como estrellas
sus hombros suben de escalafón,
suben sus mangas
no sus corazones.

enciendo la radio del cielo,
apago el viento.
habrá mucha rutina
y pocas lágrimas
la puerta de mi casa
es hija de la vejez
del portal del cielo.

quiero seguir
sentado entre dos sillas, sobre la buena tierra
quiero vivir entre mi nombre y mi apellido
quiero vivir entre mi nombre y mi apellido
y no ser de ninguno de los dos.

lo que nos pone tristes, se queda con nosotros,
tiene nombres como las calles,
sólo las cosas alegres
fluyen
sin nombre.








-------








Intendente


es triste ser
intendente de Jerusalén.
es tremendo.
¿cómo alguien puede ser intendente
de una ciudad como esta?
¿qué va a hacer con ella?
construir y construir y construir.


y por la noche las piedras
de las montañas que hay alrededor
se van a acercar a las casas.
como lobos que vienen a aullar a los perros
que se hicieron esclavos de los humanos.








-------








Indicaciones para una camarera 


no levantes los vasos ni los platos
de la mesa. ¡No limpies
la mancha del mantel! Es bueno saber
que vivieron otros en este mundo.

compré zapatos
que estuvieron en los pies de otra persona
mis amigos tienen sus propios pensamientos.

amo a la mujer de otro tipo.
mi noche viene ya usada con sueños.
sobre mi ventana están marcadas unas gotas de lluvia.
en mis estantes hay libros con anotaciones que otros hicieron.
en el plano de la casa en la que voy a vivir,
junto a la puerta,
el arquitecto dibujó a unos extraños.
sobre mi cama hay una almohada que conserva
la forma de una cabeza que no es la mía.

por eso, no levantes
la mesa.
es bueno saberlo:
vivieron otros en este mundo.








-------








El lugar en que tenemos razón 


el lugar en que tenemos razón
nunca florecerá
en primavera

el lugar en que tenemos razón
está pisoteado y duro
como un patio

pero las dudas y los amores
hacen del mundo tierra fértil
como el oso hormiguero, como el arado
y un murmullo se escuchará en el lugar
donde estaba la casa
que fue destruida








(versiones del hebreo al castellano por Gustavo Gottfried)



----------












-------














-------















-------

















-------















-------
















-------















-------



Yehuda Amijai (1924-2000)
Würzburg, Alemania.

Gustavo Gottfried (1969)
Buenos Aires, Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hable o calle para siempre