14/6/14

Verónica Yattah: "¿Y para qué ir hasta el final?..."



ERAN TRES VAIVENES: EL DE LA HAMACA
el mío y el del barco pirata.
El parque de diversiones quedaba cerca de la casa
y esa tarde se me ocurrió esperarte balanceándome.
Los gritos de los navegantes del barco
¿era miedo?
coinidían con los momentos más altos de la hamaca.
En esa época nadie pedía permiso a nadie
y así entraste en mi vida,
como un gato colándose entre las rejas
de una casa vecina.
Las piernas cruzadas
el ronroneo pausado de la hamaca
ente dos árboles casi tocando el piso.
¿Qué tranquilidad era esa?
Iba marcando los segundos con cada vaivén,
me preguntaba si de verdad ibas a llegar
a pasar conmigo el fin de semana.








---------








PARA LLEGAR A TU CASA NO HACE FALTA UN COLECTIVO
es un camino simple, una ele que evité durante días.
Hay excusas como seguir yendo al almacén cruzando la avenida.
Esa avenida es una frontera, una división,
una zona de peligro.
Pero hoy me decido y salgo a buscarte.
En esto estoy cuando cae una hoja.
En el camino está la plaza donde nos vimos
cuando todavía hacía frío.
Algo de estos perros me detiene
la lengua de un labrador sobre mi mano.
Yo, que no entiendo a los animales, hoy me entrego
al roce de mis dedos sobre su pelo.
Una señora pregunta dónde queda la iglesia
un nene logra por fin enganchar la sortija
un estrépito de risas y la calesita se detiene
hombres y mujeres transpirados haciendo gimnasia.
¿Y para qué ir hasta el final?
Hay un perro mirándome de frente
como diciéndome "quedate".
Pero los perros también se van y lo que queda
si algo queda, es la hermosura de su rastro.








---------








EL PUNTO SE TRANSFORMÓ EN GOLPE SECO, 
las líneas no.
Hasta detenernos las líneas blancas del costado de la ruta
fueron suaves cintas deslizándose.
¿Qué iluminaron las luces esa noche?
Las hice titilar
para espantar lo que veía,
te desperté, por si el punto era mi imaginación
y no ese perro mirándonos de frente.
Me agarraste la mano para no esquivarlo.
De dormir pasaste a ese movimiento
a esa invasión sobre el volante.
En la estación de servicio dijiste “era el perro o”.
Yo no pude responder
y mientras el agua caía sobre el parabrisas
al señor le dijiste “sí,
en la ruta había niebla”.








---------








LA MÉDICA DICE QUE LA ANESTESIA VA A TARDAR EN HACER EFECTO.
Por un momento nos quedamos mirándonos
ella como pidiendo que me afloje
yo empezando a sentir un cosquilleo en los labios
y unas ganas de salir corriendo.
Sobre el haz de luz, la radiografía de mis dientes.
En un rato esa imagen y la realidad
van a ser cosas distintas.
Vos encontrabas parecidos
entre la forma de una nuez y la del cerebro
o las grietas del desierto y las líneas que deja
la borra de café.
Las raíces de los dientes hoy con plantas acuáticas
que se mueven como animales en el fondo del mar
y parece mentira que en unos minutos
dos de estos dientes vayan a dejar de existir.








---------








EL VERDE DE LA PIEDRA BRILLA MÁS.
Ahora que la mojo, la piedra que me trajiste del sur
deja de ser algo duro para ser una piedra de color que estalla.
Sobre la palma de mi mano descansa la piedra.
Los dedos apenas se abren
como si mi mano fuera una flor envolviendo un tesoro.
De hecho, es una ofrenda que me trajiste aquella vez.
Antes de irte te la pedí:
"traeme algo que encuentres bajo el agua, en un arroyo".
En esos días yo sabía cada cosa que quería
con una exactitud que daba miedo.
También daba miedo ver que volvías con la piedra
que yo había imaginado.
Ahora la piedra descansa sobre mi mano.
Es una piedra de la buena suerte.
yo la mojo y la aprieto y la piedra brilla.
Pero ahora es diferente
y así como la lluvia parecía interminable y no
así la dejo.
Ahora es una piedra perdida en una ciudad cualquiera.








---------








¿QUÉ VEÍAMOS EN LOS PERROS?
La agilidad de los galgos no alcanzaba
y los hombres necesitaban
meter sustancias en sus cuerpos.
Con tu cámara filmaste
cómo sostenían el muslo de un perro
y lo acariciaban hasta aflojarlo,
hasta clavarle una aguja.
Fue raro que tomaras esa imagen
porque el documental no iba a ser de denuncia.
Yo corrí la mirada y vi que estaban listos
seis de los perros en las gateras.
Desde el otro extremo de la pista
alguien arrastraba por la tierra
un cadáver de conejo.
A los galgos los ojos se les salían.
Cuando volvíamos dijiste que lo difícil
no era ver todas esas cosas
sino hacer algo con ellas.








---------




Verónica Yattah (1987)
Buenos Aires, Argentina.


Los perros también se van, 2014
Viajero Insomne Editora

9/6/14

Maya Angelou: "un pájaro enjaulado se encuentra en la tumba de los sueños..."



Recuperación
para Dugald

Un último amor,
apropiado para concluir,
debería cortar las alas,
prohibiendo el vuelo.

Pero yo, ahora,
salgo de esa confusión,
me levanto
y voy rápida hacia la luz.








---------








Despertando en New York


La cortinas forzando su voluntad
contra el viento,
los niños duermen,
intercambian sueños con
serafines. La ciudad
se arrastra despierta
sobre correas de metro; y
Yo, una alarma, despierta
como un rumor de guerra,
acostada extendiéndome en el amanecer,
sin respuesta e inadvertida.







---------








Tiempo desmedido


El sol se eleva al mediodía.
Los pechos núbiles caen a la cintura mientras
lomos jóvenes crecen opacos,
tan tarde.
Los sueños son acariciados, como
perros falderos queridos
incomprendidos y amados
demasiado bien.

Mucho conocimiento
arrugas del cerebelo,
pero poco informa.
Los saltos son
convertidos en delicados estrechos.
Grandes deseos
se hacen pequeños.
Llegaste, sonriente,
pero era demasiado tarde.







---------








Anuncio contemporáneo


Tocá las campanas grandes,
cociná la vaca,
ponela en su relicario de plata.
El propietario está golpeando la puerta
y tengo la plata del alquiler en mi bolsillo.

Apagá las luces,
contené la respiración,
tomá mi corazón en tu mano.
Perdí mi trabajo hace dos semanas
y el día del alquiler llegó otra vez.







---------








Preludio a una despedida 


A tu lado, boca abajo,
mi piel desnuda encuentra
falta en el tacto.
Sin embargo sos vos
el que se aleja.
El hecho tácito es:
el terrible miedo de perder
no es suficiente para lograr
que un amor que huye
se quede.







---------








Mi vida se volvió triste


Nuestro verano se fue,
los días de oro terminaron.
Los amaneceres rosados que solía
despertar con vos
se volvieron grises,
mi vida se volvió triste.
El césped una vez verde
brilla ahora con el rocío.
El Robin rojo se fue,
voló hacia el sur.
Me dejó acá sola,
mi vida se volvió triste.
Oí en las noticias
que el invierno también pasará,
de que la primavera es una señal
Esto se debe al último verano.
Pero hasta que te vea
tirado en el pasto verde,
mi vida se volvió triste.







---------








Insomnio


Hay algunas noches cuando
el sueño es tímido,
distante y despectivo.
Y todos los artificios
que utilizo para obtener
su función a mi lado
son inútiles como el orgullo herido,
y mucho más doloroso.







---------







A un pretendiente


Si sos Negro y para mí,
presioná firme, como el peso
de la noche. Y te mostraré
cascadas de fulgor, astralmente.

Si sos Negro y constante,
bajá importantemente,
como un ritual, y arquearé
una luna creciente, de forma natural








---------








Concepción impecable


Conocí a una señora Poeta
que tomó por inspiración
pájaros de colores y palabras susurradas,
la vacilación de un amante.

Una hoja cayendo podría estimularla.
Un marchitamiento, una rosa muriendo
la haría escribir, tanto de día como de noche,
la prosa más gratificante.

Ella encontraría un significado oculto
en cada par de pantalones,
luego rápido a casa para estar sola
y escribir sobre el romance.






---------








Un viaje plagado


No hay un sonajero en la puerta
ni pies pesados para pisar las mesas del vestíbulo.
A salvo en la prisión oscura, sé que
la luz se desliza sobre
el trabajo de los dedos de una mujer
desdentada en Pakistán.
Huellas felices de
un tiempo invisible son iluminadas.
Mi boca abierta
rechaza el aire sólido y
los pulmones lo retienen. El invasor toma
la dirección y
se filtra a través de las paredes de yeso.
Está en mi habitación, entrando
por el ojo de la cerradura, empujando
a través del relleno de la puerta.
No puedo gritar. Un hueso
de miedo obstruye la garganta.
Está sobre mí. Es
el amanecer, con esperanza
su jinete arrogante.
Mi mente, anteriormente quieta
en su cómodo encierro, se filtra
para mirar a sus rostros entusiastas,
las deja entrar incluso en mí.
Me veo obligada
fuera de mí
a montar la luz y pasear unida a la esperanza.
Durante todas las horas brillantes
Me aferro a la esperanza, hasta que
la oscuridad viene a reclamarme
como suya. Se desvanece la esperanza, el día se fue
a su lugar irremediable
y me meten de nuevo en los lazos
familiares del desconsuelo.
La desolación se arrastra alrededor
lamiendo lascivamente
entre los dedos de mis pies, los tobillos,
y succiona los mechones de mi
pelo. Perdona mi aventura
impetuosa con Esperanza. Me
acompaña otra vez a sus
brazos codiciosos.








---------








Coreografía marcial


Hola, joven marinero.
Usted es traicionado y
no conoce la danza de la muerte.
Guerrero Dandy, moviéndose al compás de
Rick James en tu
equipo de música, no oye el
balido de una guerra triunfante, su
rugido no está en
sus oídos, llenos de Stevie Wonder.
"Mostrame como te gusta.
Mostrame cómo hacerlo".
Le sorprendería de que
los árboles gruñen cuando son arrancados de
sus raíces del fango al polvo,
y la explosión de bombas fuerzan a una animada Lindy
sobre pastos y cuerpos frágiles.
Ve galopando, avanzando,
en el aeropuerto, joven marinero.
Su cuerpo, virgen
todavía, no ha girado el sangriento zapateo de tap.
La virilidad es una mensaje
recién entregado. Sus ojos,
desenfrenados como una ciudad abierta,
aún no han visto el robo de la vida de
los miembros extendidos y temblorosos
como brazos de bailarines
y cisnes agonizantes.








---------








Pájaro enjaulado


Un pájaro libre salta
sobre la espalda del viento
y flota río abajo
hasta el final de la corriente
y sumerge su ala
en los rayos naranjas del sol
y se atreve a reclamar el cielo.

Pero un pájaro que acosa
su jaula estrecha
Puede pocas veces ver a través
de sus barras de rabia
sus alas cortadas y
sus pies atados
entonces abre su garganta para cantar.

El pájaro enjaulado canta
con una vibración temerosa
de cosas desconocidas
pero aún así anheladas
y su melodía es escuchada
en la colina distante
para el pájaro enjaulado
que canta a la libertad.

El pájaro libre piensa en otra brisa
y los vientos alisios suaves a través de los árboles que suspiran
y los gusanos gordos esperando en un césped de amanecer brillante
y que nombra suyo.

Pero un pájaro enjaulado se encuentra en la tumba de los sueños
su sombra grita en un alarido de pesadilla
sus alas están cortadas y sus pies atados
por lo que se abre su garganta para cantar.

El pájaro enjaulado canta
con una vibración temerosa
de cosas desconocidas
pero aún así anheladas
y su melodía es escuchada
en la colina distante
para el pájaro enjaulado
que canta a la libertad.







(versiones en castellano: Hugo Zonáglez)


---------








Recovery
for Duglad

A last love,
proper in conclusion,
should snip the wings,
forbidding further flight.

But I, now,
reft of that confusion,
am lifted up
and speeding toward the light.








---------








Awaking in New York


Curtains forcing their will   
against the wind,
children sleep,
exchanging dreams with   
seraphim. The city
drags itself awake on   
subway straps; and
I, an alarm, awake as a   
rumor of war,
lie stretching into dawn,   
unasked and unheeded.








---------








Unmeasured Tempo


The sun rises at midday.
Nubile breasts sag to waistlines while
young loins grow dull,
so late.
Dreams are petted, like
cherished lapdogs
misunderstood and loved
too well.

Much knowledge
wrinkles the cerebellum,
but little informs.
Leaps are
made into narrow mincings.
Great desires strain
into petty wishes.
You did arrive, smiling,
but too late.








---------







Contemporary Announcement


Ring the big bells,
cook the cow,
put on your silver locket.
The landlord is knocking at the door
and I've got the rent in my pocket.

Douse the lights,
hold your breath,
take my heart in your hand.
I lost my j ob two weeks ago
and rent day's here again.








---------








Prelude to a Parting


Beside you, prone,
my naked skin finds
fault in touching.
Yet it is you
who draws away.
The tacit fact is:
the awful fear of losing
is not enough to cause
a fleeing love
to stay.








---------







My Life Has Turned to Blue


Our summer's gone,
the golden days are through.
The rosy dawns I used to
wake with you
have turned to grey,
my life has turned to blue.
The once-green lawns
glisten now with dew.
Red robin's gone,
down to the South he flew.
Left here alone,
my life has turned to blue.
I've heard the news
that winter too will pass,
that spring's a sign
that summer's due at last.
But until I see you
lying in green grass,
my life has turned to blue.








---------







Insomniac


There are some nights when
sleep plays coy,
aloof and disdainful.
And all the wiles
that I employ to win
its service to my side
are useless as wounded pride,
and much more painful.








---------







To a Suitor


If you are Black and for me,
press steady, as the weight
of night. And I will show
cascades of brilliance, astrally.

If you are Black and constant,
descend importantly,
as ritual, and I will arch
a crescent moon, naturally.








---------







Impeccable Conception


I met a Lady Poet
who took for inspiration
colored birds, and whispered words,
a lover's hesitation.

A falling leaf could stir her.
A wilting, dying rose
would make her write, both day and night,
the most rewarding prose.

She'd find a hidden meaning
in every pair of pants,
then hurry home to be alone
and write about romance.









---------








A Plagued Journey


There is no warning rattle at the door
nor heavy feet to stomp the foyer boards.
Safe in the dark prison, I know that
light slides over
the fingered work of a toothless
woman in Pakistan.
Happy prints of
an invisible time are illumined.
My mouth agape
rejects the solid air and
lungs hold. The invader takes
direction and
seeps through the plaster walls.
It is at my chamber, entering
the keyhole, pushing
through the padding of the door.
I cannot scream. A bone
of fear clogs my throat.
It is upon me. It is
sunrise, with Hope
its arrogant rider.
My mind, formerly quiescent
in its snug encasement, is strained
to look upon their rapturous visages,
to let them enter even into me.
I am forced
outside myself to
mount the light and ride joined with Hope.
Through all the bright hours
I cling to expectation, until
darkness comes to reclaim me
as its own. Hope fades, day is gone
into its irredeemable place
and I am thrown back into the familiar
bonds of disconsolation.
Gloom crawls around
lapping lasciviously
between my toes, at my ankles,
and it sucks the strands of my
hair. It forgives my heady
fling with Hope. I am
joined again into its
greedy arms.









---------








Martial Choreograph


Hello, young sailor.
You are betrayed and
do not know the dance of death.
Dandy warrior, swaying to
Rick James on your
stereo, you do not hear the
bleat of triumphant war, its
roar is not in
your ears, filled with Stevie Wonder.
"Show me how to do like you.
Show me how to do it."
You will be surprised that
trees grunt when torn from
their root sockets to fandango into dust,
and exploding bombs force a lively Lindy
on grasses and frail bodies.
Go galloping on, bopping,
in the airport, young sailor.
Your body, virgin
still, has not swung the bloody buck-and-wing.
Manhood is a newly delivered
message. Your eyes,
rampant as an open city,
have not yet seen life steal from
limbs outstretched and trembling
like the arms of dancers
and dying swans.









---------








Caged Bird


A free bird leaps
on the back of the wind
and floats downstream
till the current ends
and dips his wing
in the orange sun rays
and dares to claim the sky.

But a bird that stalks
down his narrow cage
can seldom see through
his bars of rage
his wings are clipped and
his feet are tied
so he opens his throat to sing.

The caged bird sings
with a fearful trill
of things unknown
but longed for still
and his tune is heard
on the distant hill
for the caged bird
sings of freedom.

The free bird thinks of another breeze
and the trade winds soft through the sighing trees
and the fat worms waiting on a dawn-bright lawn
and he names the sky his own.

But a caged bird stands on the grave of dreams
his shadow shouts on a nightmare scream
his wings are clipped and his feet are tied
so he opens his throat to sing.

The caged bird sings
with a fearful trill
of things unknown
but longed for still
and his tune is heard
on the distant hill
for the caged bird
sings of freedom.









---------


Maya Angelou (Marguerite Annie Johnson) (1928-2014)
Saint Louis, Missouri, Estados Unidos.


Shaker, Why Don't You Sing? (1983)
Random House, Estados Unidos.

1/6/14

Alicia Genovese: "Los nadadores alzan oscuras masas de soledad..."



Atravesar a nado
muchos kilómetros
una pelea
por regular el aire,
contra el cansancio
que borra la costa
y ennegrece las aguas.
Tan fácil perderse
en un círculo agotador
no hallar
la corriente propicia.

Cruzar aguas abiertas,
reconocer sus sales,
sus sedimentos, sus capas frías
y la oleada
que trae al cuerpo,
lo llevado,
la marea que devuelve
el camino sin límites.

Un poema, otra vez,
de largo aliento
me mide las fuerzas,
me pierde entre desvíos
y rupturas,
hace emerger
la rosa diurna
el coral impensado.

Las aguas del poema
exigen más que pericia.
Abrir el pecho
empujando en círculos
los brazos. Las piernas
en ángulo de rana
y echar hacia atrás
lo que no acompaña;

acostumbrarse a perder,
avanzar
la única ganancia,
en el trecho ganado
lo que reconocerás,
mantener el pulso
y el calor.







---------








La inmersión es la entrega
descender
de la ilusión de cielo
o permanencia
y por debajo nadar.
En la brazada ancha
el orgullo
cuando el alma vacilante
se desata
hacia la travesía.
No saber
si habrá agua potable
o solo el torbellino
oscuro de los ensueños.
Agarrada del propio cuerpo,
su extraño código;
su reactiva inmediatez impone
una verdad
para ser nadada.

Me dejé ir en el enredo,
entre esos movimientos de vuelo frenado
más torpe cuando mayor la sed.
Era une espejismo,
pero vi la tierra transformarse.

Agua,
obscenidad del mundo.







---------








Anguila, culebra, tortuga
para permanecer saber del propio cuerpo

Las ánguilas empujadas en la corriente
apenas nacidas parten

lejos del mar del desove miles
de kilómetros hasta dominar el movimiento.

La culebra de agua sin aletas ondula:
desplazarse es su objeto, porfiada ir más allá

en zigzag, en línea recta o como un golpe
de látigo sobre la costa

La tortuga en el río
no se ve lenta, aunque el peso

del caparazón le imponga
conciencia constante de equilibrio.

Anguila, culebra, tortuga;
agua del deambular, peces del deseo.

De no haber dejado la casa
con lo puesto no habría probado

tantos movimientos, ondulación, reticencia,
no habría sido extranjera tantas veces.

De no haber una hija no hablaría
del equilibrio como una dulce ancla.

El estilo sabe del cuerpo
y su ejercicio de necesidad

éste es tu aire, buen mamífero
llenar los pulmones

y nadar

cada animal paga
su cuota de adaptación.








---------








Despierto con el colchón empapado
rota la bolsa de agua
donde nadabas
en los puntos agitados del ecograma.

Vamos volando, vamos
a tu bienvenida,
con mi carne hecha sombras
y que no zozobres,

y al ire te alces
con el primer gemido
y te sueltes al hambre
con el dedo por la boca

los ojos abiertos
hacia mí enormes
hecha madre con ellos
a minutos del parto.

Diosa y ninfa
he sido, mortal temerosa
arrastrada trieunfante, hija,
por tus aguas.








---------








Llueve en medio de la isla
y la casa se enciende
como un fósforo
con los relámpagos.
El agua viene
en una tormenta eléctrica
y su caída fértil
invade los terrenos,
cruza el aire
como una fiesta.

De esta lluvia bebo
su alcohol, su incendio.
En la leña seca de lo quieto
el cuerpo se descalza.








---------







Los nadadores de aguas abiertas
hablan del agua, incansables;
la diferencian, la asocian
como si persiguieran
un rastro infinito.
El agua que describen
no es solo agua,
entre el pedregullo y las arenas
se carga de sólidos
entre las corrientes
toma la fuerza
de un animal prehistórico.
Más densa, más liviana,
amarga, abrazadoramente cálida.
El agua en la que se sumergen
nunca es la misma,
pero no repiten,
encarnan precarizada
la frase de Heráclito.

Los nadadores testean
cuando respiran tensos
al filo de la hipotermia,
cuando el barro del fondo
enturbia las antiparras,
cuando se dejan ir también,
en un placer amniótico.
Más tersas, más ásperas,
más dulces;
cuando la brazada avanza
descubren. Levantan
esa planicie inestable
buscan cómo sostenerse
o remontar,
igual que en el gran océano
del vivir,
qué objeto servirá
para fijar el rumbo
o qué es el equilibrio
sin apoyo.
En el aliento
la obsesión por el agua.

Los nadadores alzan
oscuras masas de soledad;
emergen entre enormes
intocadas masas líquidas,
siempre al borde
de ser tragados,
siempre en el límite
de lo incompatible.

En una deriva
picada por vientos
entre algas y desechos
de los tiempos modernos
nadar el mar
como se nada lo real.
Abro la puerta de mi casa,
soy la nadadora
que con los brazos vuelve
a un rudimentario atavismo.
Espíritu del agua,
abrime el paso,
mundo de la carne
y de los intercambios humanos
voluptuoso y denso,
cuál es el resquicio:
agua reticente atravieso
agua herida, agua
del primer sí.








---------




Alicia Genovese (1953)
Lomas de Zamora, Buenos Aires, Argentina.


Aguas, 2014
Ediciones del Dock